Letras torpes y porfiadas

Friday, June 23, 2006

Ro


Es verdad que no tuve un hermano de sangre, pero la vida se encargó de regalarme uno de corazón. Mi querido amigo Rodrigo, 19 años que nos conocemos y esta amistad, que ambos llamamos hermandad, lleva así de unida unos 8 años.

Gracias por compartir tu tiempo conmigo;
por entregarme esa seguridad,
ese silencio que me habla tan bonito,
ese aire que me obliga a respirar,
esa mirada dulce capaz de conmover a una piedra,
esos abrazos que dicen tantas cosas...

Gracias por estar siempre dispuesto a escucharme
y regalarme esas sonrisas que hacen sonreir mi alma,
Gracias por estar presente en mi vida,
por ayudarme a aliviar mis pensamientos.
Por hacerte parte de este universo loco que construyo,
y por dejarme visitar tan amenudo el tuyo.
gracias por dejar que robe algunas de tus estrellas
y por cuidar que estén siempre brillando.
Gracias por demostrarme que los amigos existen,
y son para hacernos felices...



Tranquilidad

Detesto no saber abrazar las palabras antes que se me escapen, no poder cuidarlas y conservarlas para mí pero detesto aún más no poder conservar las tuyas, que este viento helado viene siempre por ellas y se las lleva… en ese día frío, de horas largas, te dije que quería buscar y caminar sola – no sé qué ni para qué- Sé que me contradije pero cómo no si mis pensamientos se revuelven todo el tiempo, quizás por eso odie tanto las contradicciones y adore tanto tu claridad. Y aunque tus palabras se confundan contagiadas por mis pensamientos, siempre cuentan exactamente lo que sientes y aunque sea a través de rodeos y largos viajes, vuelven y hablan, no dejan nada pendiente, incluso a veces me da la impresión que vomitan majestuosamente. En cambio yo dije, sentí y pensé cosas distintas. Abracé cuando quería besar, reí cuando quería llorar. Pero en ese momento sabía que la soledad es lo que ahora necesito, no sé si el resto de huevadas que dije y callé sean un reflejo de lo que realmente quería, lo único cierto es que ahora me estoy haciendo un poco más de caso, por eso, estos días pasados lloré tanto y hoy reí de verdad, de alegría, de tranquilidad cuando te vi, cuando conversábamos en esta mañana, un poco fría pero luminosa, de aire suave y viento amistoso.
Gracias, de verdad muchas gracias, por ese abrazo confortante, por esas palabras, por esos tequiaros sinceros y amables que a nadie como a ti le salen tan hermosos. Gracias por devolverme la calma y por llamarme amiga.


Thursday, April 20, 2006

Lo que me gusta de ti


Me encanta abrazarte y acariciarte, me gusta que rápidamente me adivines y me tiendas tus brazos. Me gusta que me sonrías
me gusta
besarte
la frente,
tus ojos cerrados,
tu mentón
y bajar a tu cuello.
Me encanta que estés siempre atento a mis movimientos y que me observes.
Pero más me gusta mirarte, a escondidas
sin que te des cuenta, mientras haces tus ejercisios de cálculo,
cuando te rascas la cabeza y muerdes tu lápiz.
Cuando miras la hora impaciente y pateas suavemente el suelo.
Me gusta cuando me vez llegar de improvisto y me regalas esas sonrisas tan bellas que tienes,
me gusta cuando estás celoso y me miras desafiante,
me gusta la ternura que usas conmigo y que aparentes ser tan rudo con los demás.
Me gusta que pierdas el control hablando de capitalismo, de imperialismo. Me gusta cuando se te humedecen los ojitos hablando de pobreza, de injusticia.
Me gusta que me escuches, que me interrogues, que quieras saber más de mí. Me gusta que discutamos de la Iglesia, política y de la moda. Que indagues en mis heridas y que después podamos reir de cualquier cosa.
Me gusta que juguemos a la indiferencia pero también me gusta que quieras algo más.
me gustar estar contigo,
me gusta sentir esas maripositas,
me gusta que esperes sin apuros,
me encanta sentir que talvez me esté enamorando.

Thursday, February 23, 2006

Ausencia

Hay una ausencia inmensa
de tu risa fuerte y torpe
de tus chistes repetidos y fomes
de tus canciones desafinadas
de tus juegos inventados y tramposos
de tus abrazos largos y apretados
de tus besos mojados y cariñosos
Hay ausencia de lágrimas y pena
sólo queda presencia de calma
y de nuevos caminos por andar

Sunday, February 05, 2006

Añoranzas


Hoy desperté con tantas ganas... de tantas cosas...
Abrí los ojos antojada de tomar leche con café bien caliente, a esa temperatura que hace salir ampollitas en la lengua. Y marraqueta bien tostada, sin nada. Sólo pan.

Con ganas de bañar a mi perrita con MI shampoo, secarla con MI toalla, peinarla con MI cepillo, jugar con ella con MI pelota, esa que me regaló mi abuelo hace como 13 años atrás, cuando estaba convencido que a mí al igual que a mis primos me gustaba el basketball.

Con ganas de servirle el desayuno a mi mamá y a mi hermana, con palta, como a ellas les gusta y alegrarme al ver que sólo por eso, amanecieron un poco más contentas y que apenas con 10 minutos que usé para ellas, me lo agradecieron tanto...


Amanecí con ganas de leer a Cauthémoc y de escribir... pero de esos escritos que te hacen viajar por tu mente y por tu corazón, que producen esa placentera catarsis y después de tan mojada que queda la hoja- con esa agua salada- y la tinta del lápiz corrida, apenas se puede entender qué dice, y eso es lo más entretenido, empezar a adivinar lo que decía y escribirlo todo denuevo, para botar las últimas lágrimas que quedaban, y así limpiarme, desintoxicarme.


Amanecí con ganas de mirar mi cajadetesoros -donde venía mi tele que ya está vieja, se ve mal pero me ha acompañado tanto tiempo que la quiero un montón... un montón de años más- en esa caja hay cartas, recuerdos, fotos, recuerdos, regalos, recuerdos, tarjetas, recuerdos, diarios de vida, recuerdos, un montón de cachibaches más, recuerdos... esa caja está llena de alegría, añoranzas, nostalgia, emociones distintas... llena de Mi, llena de esas personas que han pasado en mi vida y que me han marcado, de una u otra forma están y estarán siempre en mí. Aunque a algunas las recuerde menos, da lo mismo porque en algún momento estuvieron cerca mío, me enseñaron y también algo de mí les entregué. Por eso me los llevo en mi mochila, con un peso que no pesa, a menos no físicamente. En esa caja definitivamente están ellos y por eso estoy yo...


Amanecí con ganas de indagar más y más dentro de mí, y me encontré con tantas cosas que me llenaron de energía, y tenía tantas ganas de reír, de llorar y de gritar. Ganas de ver a tantas personas, de agradecerles y de pedirles disculpas a otras, tantas ganas de decir todos esos "te quiero" que me guardé, tantas cosas que se guardan en el corazón y que pesan tanto... tenía tantas ganas de abrazar.


Tenía ganas de seguir decantando esos 10 días que viví en enero y tenía tantas ganas de hacerme invisible y de viajar y ver a esas familias que conocí, tenía tantas ganas de decirles que aunque no lo crean los quiero y que nunca los voy a olvidar.


Tenía tantas ganas de repetir tantas cosas que hice y que me hicieron tan feliz y tenía tantas ganas de no dejar de hacer nada que quiera por putas cobardías.


Hoy amanecí con tantas ganas... de tantas cosas...

Wednesday, January 18, 2006

Los Momentos


Tu silueta va caminando
con el alma triste y dormida,
ya la aurora no es nada nuevo
pa' tus ojos grandes y pa' tu frente;
ya el cielo y sus estrellas
se quedaron mudos, lejanos y muertos
pa' tu mente ajena.

Nos hablaron una vez cuando niños,
cuando la vida se muestra entera;
que el futuro que cuando grandes,
ahí murieron ya, los momentos.
Sembraron así sus semillas
y tuvimos miedo, temblamos
y en ésto se nos fue la vida...

Cada uno aferrado a sus Dioses,
producto de toda una historia,
los modelan y los destruyen
y según eso ordenan sus vidas;
en la frente les ponen monedas,
en sus largas manos les cuelgan
letreros, candados y rejas

Recuerdos

Hoy miré atrás
volví al pasado
que está latiendo
sin poder morir.

Olvidando el presente,
viajé a esos momentos.
Añejas estás tus caricias,
lejanas tus sonrisas.

Con un trozo de corazón,
te recordé.
Con sinceridad, te miré
y otra vez
de ti me enamoré.

Pareceres

Parece que las aves te cantan
y las aguas, te dibujan.
Parece que en la lluvia te reflejas
y el sol, te ilumina.

Parece que respiro tu aire
y a tu marcha, el cielo se nubla.

Parece que tu voz es canto
y tu sonrisa, vida.
Parece que tus manos son abrigo
y tus brazos, refugio.

Parece que me amas y te amo
parece que sólo yo sé,
que sólo parece.

Visita


(después de un extraño arrebato de borrar todas mis entradas antiguas, blog, perfil, en fin TODO! parto de 0. Mi primer post)

13.55. 25º de calor. Llega apurada, con un atraso que podría hacerle perder algunos momentos importantes. Una fila de 30 personas o más, sólo faltan escasos minutos para que se abra la puerta. La ansiedad se vuelve colectiva y el sol pegando en la cara. Es difícil saber si el calor es por el apuro, la incertidumbre o simplemente por el sol.

14.00. Un hombre delgado abre la primera puerta, son sólo segundos en que siente todo el poder, las expectativas de los que esperan, serán calmadas por él. Recibe la instrucción y abre la segunda puerta. Comienzan a caminar, pegados los unos a los otros, sin mirarse ni sonreir, a pesar de compartir el mismo sentimiento.

14.03. El pasillo se torna gris, el calor de afuera es disipado por el frío del corredor. Un escalofrío recorre su espalda, por el entorno lúgubre, las ansias de ver a quien visita y por el eterno recorrido.

14.06. Al fin llega. Besa, abraza, habla de cualquier cosa, todo para controlar el impulso creciente e inagotable de decir: ¡¡ te quiero!!. Pero la contradicción de su pensamiento no se lo permite y la cobardía de su corazón le calla la voz.

14.30 Nuevamente el hombre delgado, esta vez recuerda el horario de salida y solicita la evacuación. Besos, caricias, abrazos, voces quebradas, miradas tristes y sonrisas perfectamente fingidas, para disimular el dolor. Aire a soledad.

14.35. Retornar por el pasillo, junto a gente que ríe, llora o simplemente avanza con una mirada inexpresiva. El camino interminable, la puerta de salida vislumbrándose. Ver denuevo el sol, los 25º de calor y el frío que hiela la sangre...